Sobre el proyecto social del neoliberalismo

Leyendo el texto que os dejo más abajo de Victor Marí Sáez,  me han venido a la mente algunas declaraciones de miembros del Gobierno que justifican los recortes en cooperación “porque hay que centrarse en los de aquí” y otros que vinculaban a la PAH con “grupos filoetarras”. Todo me cuadra más ahora: estamos hablando del proyecto social que va junto al neoliberalismo.

El proyecto social que va junto al neoliberalismo es el de una sociedad fragmentada, ya que ésta es la mejor fórmula para la reproducción del sistema; la estrategia pasa por construir grupos sociales aislados, enfrentados entre sí, sin capacidad de establecer alianzas entre ellos. (…).

Para ello se fragmenta la unidad de todos aquellos colectivos y ciudadanos que han salido perdiendo con la llegada de la globalización. Pareciera, en su lógica, que los defensores del ecosistema no tienen nada en común con los defensores de l@s trabajadores, que la situación que se vive en los barrios periféricos de las grandes ciudades del Norte no tienen ninguna relación con la situación de los empobrecidos del Sur, etc.

La fragmentación social se consigue, también, a través de las subvenciones con las que las administraciones públicas financian los proyectos de numerosas organizaciones sociales. En la lucha por la subvención, entran en competencia unas organizaciones con otras, impidiéndose de este modo el establecimiento de alianzas y la construcción de redes.

Una tercera vía es la difusión de estereotipos negativos sobre las organizaciones más críticas con el proceso de globalización neoliberal. Esta estrategia informativa se viene poniendo en juego sistemáticamente desde el momento en que saltaron a la opinión pública los llamados movimientos antiglobalización. Se pretende colgar sobre estos movimientos el estereotipo de terroristas y violentos, con el fin de frenar el proceso de identificación que han conseguido generar entre la población mundial, especialmente entre los excluidos de la globalización neoliberal.

Finalmente, una última vía de fragmentación social consiste en la generación, por parte del sistema económico capitalista, de un estilo de vida profundamente individualista, que hace al sujeto rechazar de entrada cualquier compromiso con las cuestiones públicas. Como apunta Noam Chomsky, este proyecto individualista se gesta en el acto cotidiano de ver pasivamente la televisión y de asumir el proyecto de sociedad de los emisores de mensajes.

La cita es de: Victor Marí Sáez (coord.) (2004) La Red es de todos. Cuando los Movimientos Sociales se apropian de la Red. Editorial Popular, Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s