Tu compra es tu voto

Hace unas semanas, en ONGAWA lanzamos la campaña Efecto Luciérnaga. ¡Lúcete! Durante el proceso de diseño he leído y releído algunos libros relacionados. Uno de estos últimos es Tu compra es tu voto de Carlos Ballesteros. Os dejo algunas de sus líneas:

El consumo es, sin duda, uno de los más importantes motores de la economía actual. Consumir, comprar bienes y servicios, es una función esencial de los agentes económicos en los países desarrollados. (…) El consumo es así una variable, si no la única, fundamental en el desarrollo de los países y de las economías y en la creación de riqueza. (…) Somos ciudadanos en tanto que consumidores, perdiendo cada vez más otras características que nos definen y nos explican. Existimos en tanto en cuanto consumimos y somos consumidos.

(…)

(…) desde que somos pequeños nos educan en el consumo, en la simbología, en los lugares, las etiquetas, marcas y los tiempos de compra. Somos capaces de valorar rápidamente la relación calidad – precio de un producto y podríamos citar decenas de marcas y nombres de tiendas. Sin embargo, apenas se nos educa en las consecuencias de este tipo de comportamientos y hacia un consumo responsable. Podemos estar comprando en contra de nuestros principios, pero lo desconocemos; no sabemos dónde encontrar ciertos productos o es muy difícil conocer su origen; tampoco nos enseñan a protegernos de una publicidad abusiva, ni sabemos qué hacen con nuestros ahorros cuando los dejamos en el banco.

Es necesario pues reivindicar preguntas como: ¿cómo ejercer una opción de consumo en nombre de los otros y no restringir la libertad de elección? ¿Lo necesito? ¿Cuántos de estos tengo ya? ¿Cuánto lo voy a usar? ¿Cuánto me va a durar? ¿Podría pedírselo prestado a un amigo o a un familiar? ¿Puedo arreglármelas sin él? ¿Voy a poder mantenerlo / limpiarlo / repararlo yo mismo? ¿Tengo ganas de hacerlo? ¿He investigado para conseguir mejor calidad y menor precio? ¿Cómo me voy a deshacer de él una vez que haya terminado de usarlo? Las materias primas que se usaron ¿son renovables? ¿Está hecho de materiales reciclables? ¿Hay algo que ya posea que pueda reemplazarlo?

(…) El fomento de un consumo sostenible, de un consumo consciente y responsable, es una manera, tan válida como cualquier otra, de conciliar producción y rentabilidad con el respeto por las personas y por el medio. Y un buen comienzo para ello es tomar conciencia de que cada uno de nosotros y nosotras somos corresponsables de los efectos sociales y ecológicos de lo que compramos y consumimos y actuar en consecuencia. Tu compra es tu voto quiere hacer referencia a que cada vez que uno elige un producto de una marca concreta, en un establecimiento determinado, está optando (votando) por un modelo económico, social, de relaciones… determinado. Todos los días.

La cita es de: Carlos Ballesteros (2007) Tu compra es tu voto. Ediciones HOAC, Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s