Construyendo una comunidad digital. El caso de iAgua

ielektro_copy_paste

La semana pasada fui testigo de un proceso realmente interesante. Aunque podéis ver más en la página web de iAgua os resumo lo que pasó:

  1. iElektro lanza su página web.
  2. iAgua denuncia en redes sociales que es un plagio de la suya.
  3. Un buen número de personas –algunas con una considerable influencia en Twitter- critica públicamente la mala práctica de iElektro, en defensa de iAgua. Una de las vías, aunque no la única, es el hashtag #PlagioiElektro.
  4. Ante la presión, iElektro da marcha atrás y anuncia que retira la página web.

Aparte de que la historia demuestra que las redes sociales sirven para cambiar cosas, de lo que quiero hablar es del punto 3. ¿Qué lleva a varias decenas de personas a defender (en algunos momentos, dicho con todo el cariño, como auténticos “perros de presa”) a una plataforma que no deja de ser el negocio de terceras personas?

La respuesta es el trabajo de creación y fortalecimiento de una comunidad digital (blogueros con presencia en redes sociales en este caso), lo que en iAgua llaman la #WaterPeople, de la que por cierto soy parte. Llama la atención, en este sentido (y voy adelantando alguna cosa de la que hablaré más adelante), que muchos de los tuits criticando a iElektro expresaban el valor diferencial de la comunidad #WaterPeople, como algo que no podrían copiar, y que, si analizamos el hashtag #PlagioiElektro, la segunda palabra más utilizada es precisamente ésta, #WaterPeople.

Se trata de una comunidad, la #WaterPeple, que, visto lo de la semana pasada, estoy seguro que es la envidia de un buen número de entidades. Incluso de las ONG, que dudo que en un caso similar tuvieran esa respuesta de sus seguidores. Y eso que cuentan con una base social convencida y, por tanto, a priori, proclive a la defensa de su organización.

Y, ¿qué ha hecho iAgua bien, diferente, para que su comunidad tenga tal potencial? ¿Cómo crear ese sentimiento de apropiación hacia algo que, a priori, no es tuyo? Os dejo las que para mi son las ocho claves principales:

  • Recursos. En iAgua dedican mucho tiempo (y eso es también dinero) a cuidar y mimar a su comunidad. Parece de Perogrullo, pero conviene no olvidarlo, las cosas no salen solas.
  • Todos ganan (o estrategia win – win). iAgua y su comunidad crecen a la par. La plataforma se nutre de los contenidos de los miembros de la comunidad y cada uno de ellos se beneficia de la promoción que le hace iAgua. Lo que es bueno para uno lo es para otro (sentimiento de apropiación reforzado).
  • Cada uno como quiera, pero el agua siempre en el centro. Lo importante es hablar de agua, cada cual puede hacerlo a su manera. Desde post sesudos cargados de conceptos ingenieriles, hasta recopilatorios de canciones sobre el agua. Las barreras para formar parte de la comunidad son muy escasas por lo que es fácil que se amplíe, casi cualquiera tiene un hueco. El agua es la fuerza que une la comunidad y es mucho más intensa que las posibles diferencias (ideológicas o de otro tipo) entre sus miembros.
  • El valor del blog personal. Aunque escribas como miembro de una entidad, puedes hacerlo desde tu propio blog lo que facilita una comunicación más fresca, dinámica y escasamente cargada de corsés institucionales. Cualquiera pueden hablar contigo de tu post, cosa que nunca harán si lo escribe una entidad. El bloguero, además, comparte reconocimiento con su empresa, universidad, ONG, etc. lo que es un acicate para seguir teniendo un papel activo como parte de la comunidad.
  • Hacer explícito el valor de la comunidad. En iAgua lo hacen constantemente. Lo destacan en su web, lo dicen en redes sociales habitualmente y en cualquier evento oirás a sus miembros reconocer el valor de la #WaterPeople.
  • Reconocimiento a todos los miembros de la comunidad, aunque diferenciadamente. Desde que escribo en iAgua he estado en el puesto 50 y pico del ranking, el 13, el 7 y, en estos momentos, en el 4. Siempre he percibido la atención de iAgua y sus redes sociales hacia lo que escribía, pero según he ido subiendo escalones he notado que ésta se incrementaba tanto en cantidad como en calidad.
  • Diálogo continuo, tanto a nivel institucional como individual. Rara vez un tuit dirigido a iAgua o uno de sus miembros queda sin respuesta (haced la prueba con otras entidades similares). Y un tuit inicialmente dirigido a @iAgua puede ser contestado por @amaceira, por poner un ejemplo. Esto hace que la comunicación sea mucho más cercana y personal. El sistema hace evidente que iAgua no es un ente abstracto y que detrás de ella hay un equipo de personas trabajando, personas con las que compartes el interés por un tema.
  • Participación de agentes externos. El caso más paradigmático es Ignasi Serviá que actúa como dinamizador de la comunidad aunque no es miembro de iAgua (al menos que yo sepa). Que las conversaciones partan (y puedan partir) de personas externas “a la casa” normaliza las relaciones entre los miembros de la comunidad y, por tanto, las hace más fuertes. El reconocimiento de iAgua y sus miembros hacia Ignasi es continuo, lo que supongo que le anima a seguir.

Todo esto y mucho más hacen bien en iAgua (invito a Alejandro, David y Águeda a que maticen, completen o desmientan).

Y recuerden (atentas ONG) que pueden aprender de ellos, pero nunca les plagien, o tendrán que vérselas con la #WaterPeople ;-).

Nota: La imagen de este post está tomada de la web de iAgua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s