Top 10 de las campañas y acciones de sensibilización y movilización social en 2016

Por sexto año consecutivo recopilo las que han sido para mi las mejores campañas y acciones de sensibilización y movilización social del año anterior. Como siempre la elección no tiene que ver con el volumen de fondos invertido, sino con las ideas, la originalidad, la pertinencia, el estilo de comunicación, etc. Ahí os las dejo:

1.- No te quieres enterar de Alianza por el Clima. Original video y letra para denunciar que no queremos un verano perpetuo.

 

2.- Sentador de madres, navidad en igualdad de Locas del Coño. Porque hasta en las casas más feministas todavía las madres, tías, abuelas, sobrinas,… se sientan al lado de la puerta para estar más cerca de la cocina.

3.- Trash me de Rob Greenfield. Viviendo de cerca la basura que generamos.

4.- Avanzamos la nueva temporada de Juego de Tronos de Greenpeace. Los ecologistas no podían faltar con una de esas iniciativas que todo campaigner querría poner en su curriculum.

5.- Universidad de la evasión de Inspiraction. Otro de los clásicos de este ranking poniendo el acento sobre la evasión fiscal.

6.- Movilízate pro refugiados de alumnos y alumnas del curso Movilízate. Diseño de campañas para la transformación social del Centro de Iniciativas de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de Granada. Un orgullo haber sido el profesor de este curso y ver estos resultados.

7.- Junt@s evolucionamos de la Federación Aragonesa de Solidaridad. Porque, aunque sorprenda, todavía hay que recordar que existe un código de conducta de uso de imágenes para las ONGD.

8.- Gran Hermano TTIP. No hacen falta grandes recursos para hacer un buen producto.

9.- Rescatemos nuestro Mediterráneo de CEAR. Conmovedor.

10.- Valla de la vergüenza del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. Anima ver que la denuncia de las injusticias no es sólo un tema de ONG o movimientos sociales.

 

Top 10 de las campañas y acciones de sensibilización y movilización social en 2015

Quinta entrega de estos premios simbólicos (disponibles ediciones de 2011, 2012, 2013 y 2014) a través de los que reconozco a las que para mi han sido las 10 mejores campañas o acciones de sensibilización y movilización social, en este caso del año 2015. Son las siguientes:

  1. Hologramas por la libertad de No somos delito. La idea que todo responsable de campañas hubiera querido tener, con impacto y muy necesaria contribución a la lucha contra la Ley Mordaza.
  2. DesAUTOxícate de la Asociación de Ciencias Ambientales. Una vez más, se demuestra que la vivencia personal es una excelente estrategia de sensibilización. Si además lo acompañas de una buena estrategia de difusión el impacto está prácticamente asegurado.
  3. O te duchas en cuatro minutos o estás muerto. Un invento que debería venir de serie en todas las viviendas.
  4. Atlas de iniciativas vecinales los Madriles de Civics. Increíble trabajo que no podía faltar en este top 10.
  5. Alargaescencia de Amigos de la Tierra. Original contribución a la lucha contra la obsolescencia programada con mapa de iniciativas incluida.
  6. Blinda tus derechos de Amnistía Internacional, Greenpeace y Oxfam Intermón. Una campaña a la que todos nos deberíamos sumar (o haber sumado).
  7. Espacio iAgua para ONG. No son una campaña, ni tampoco una acción, pero contribuyen a la sensibilización de la sociedad abriendo canales para que las ONG comuniquen y reconociendo su labor a través de sus premios anuales.
  8. Marcha por el Clima de Alianza por el Clima, por haber conseguido poner el cambio climático en la agenda y por demostrar que decenas de organizaciones pueden trabajar juntas hacia un objetivo común.
  9. Manual breve del consumidor responsable de La Marea. Aunque tampoco es una campaña como tal, hay que reconocer que un medio de comunicación vaya más allá y contribuya a la sensibilización de la ciudadanía.
  10. No tires tu influencia por el váter de ONGAWA. Nuevos estilos de comunicación y enfoque novedoso de acercamiento hacia los y las periodistas, haciendo hincapié en su capacidad de generar opinión e influir sobre la sociedad para contribuir a los Derechos Humanos.

 

Y los partidos políticos también nos adelantan

la foto(2)Muchos de los que formamos parte de las ONGD miramos habitualmente con envidia el tirón entre la gente de los movimientos sociales. Una de las razones que sale habitualmente para justificar nuestra menor capacidad de movilización es que para conseguir nuestros objetivos generales –especialmente los que tienen que ver con lo que hacemos en el Sur- tenemos estructuras más profesionales y jerárquicas que nos impiden actuar con rapidez y flexibilidad y de manera abierta. Nos solemos colocar, por tanto, más cerca de sindicatos, partidos políticos, etc. en cuanto a funcionamiento.

Pero, ¡oh, sorpresa!, en las pasadas elecciones autonómicas y locales, nos hemos encontrado con algunos partidos, con toda su carga institucional, sus marcas y logos, han conseguido movilizar a un muy importante número de personas. Hemos podido ver en nuestros pueblos y ciudades a muchos dedicando ratos a pegar carteles, miles han difundido sus mensajes en redes sociales y han hecho explícito su apoyo a sus ideas, ha habido taxistas que han cedido gratuitamente sus vehículos para llevar publicidad, diseñadores han hecho los carteles de algunas candidaturas gratuitamente e incluso se ha llegado a grabar algún videoclip.

Gente poniendo sus habilidades y conocimientos al servicio de algo. Lo que muchas ONGD querríamos que pasara con nuestras campañas.

¿Y cómo es que entidades con ciertas similitudes a nosotras en cuanto a estructura han conseguido esa capacidad de movilización? Salvando las distancias en cuanto a objetivos y contexto, para mí hay ocho claves principales (de las que podríamos aprender):

  1. El objetivo por encima del logo. Varias de las candidaturas a lo largo y ancho del territorio han surgido de la unión de diferentes partidos y plataformas que han preferido centrarse en el objetivo común y no en lo que les diferencia. Me importa más el objetivo que mi logo es un mensaje al que da confianza, es decir, que tiende a movilizar o al menos a no desmovilizar. Fijaos, por el contrario, qué ha ocurrido en el tercer sector en estas mismas elecciones: he podido contar más de una decena de campañas dirigidas a los partidos políticos, varias de ellas reivindicando asuntos exacta o prácticamente iguales.
  2. Abrir el qué, el quién y el cómo. La gente quiere participar de verdad, ya no quiere ir con la banderita que otros le han dado. Poder decidir quiénes son los candidatos, plantear ideas para el programa, para el nombre, para el logo, para difundir el mensaje, etc. hacen a la gente sentirse agentes activos reales. A participar se juega participando.
  3. Sí se puede, es el momento. Mensaje positivo, confiado en los frutos de la participación y no sólo centrado en el problema, en la catástrofe.
  4. Contigo sí se puede, un matiz no trivial. No es sólo el mensaje esperanzador del punto anterior, es la idea de que cada uno es imprescindible para generar el cambio.
  5. Y un matiz más a añadir al anterior: con tu participación sí se puede, no con tu dinero nosotros podemos. Desde tu muro de Facebook hasta con tu guitarra, puedes contribuir al cambio. Nada que ver con danos tu dinero que nosotros sabemos lo que hay que hacer, no sólo porque el dinero no es lo más relevante sino porque tú puedes ser el que sepa lo que tenemos que hacer y no nosotros.
  6. Estilo. No creo que ninguna ONGD vaya a tener a corto plazo un discurso tan agresivo como el de Pablo Iglesias. No hace falta, no hay que ir al extremo, también se puede ser claro, fresco y pausado como el de Manuela Carmena. Lo que hay que hacer es no ser aburrido e incomprensible.
  7. Identificar al enemigo. Llevo años trabajando y colaborando con ONGD y si alguien me pregunta quién es el culpable de que millones de niños no vayan a la escuela o de que la gente no tenga acceso al agua, tendría que pensarlo un buen rato y ni siquiera estoy seguro de poder dar una respuesta acertada. Tampoco de las soluciones. Estos partidos, denominados emergentes, han hecho que todos entendamos el problema: el sistema que representan principalmente los poderosos y los corruptos. Probablemente el enemigo sea el mismo para estos partidos y las ONGD, pero, curiosamente, nosotras no lo hemos sabido explicar tan bien o no lo hemos querido hacer explícito.
  8. Los más vulnerables somos (prácticamente) todos. Con un discurso con un foco muy intenso puesto en los más vulnerables –los que sufren pobreza energética, por ejemplo- estos partidos han sabido movilizar el voto y la participación de personas que sufren pero también que no sufren esos problemas. Han sabido fomentar una solidaridad con los más vulnerables, transmitiendo que nosotros, también las clases medias, incluso algunos de los que más tienen, somos ellos. Pese al paso de los años todavía no hemos sabido transmitir que los de Tanzania también son los nuestros.

Se nos acaban las excusas, ahora también los rígidos partidos políticos mueven a la gente. ¿Qué hacemos en las ONGD? ¿Cambiamos?

Retos para los movimientos sociales (también para las ONG)

En uno de los capítulos de Resistencias globales. De Seattle a la crisis de Wall Street, Josep Mª Antentas recoge varios retos que se planteaban para el movimiento “antiglobalización” tras las movilizaciones de la Cumbre del G8 en Génova. Muchos de esos retos siguen siéndolo quince años después y no sólo para los movimientos sociales, también para las ONG que trabajan en campañas y construcción de ciudadanía (salvando, claro está, las distancias entre unos y otras). Ahí os dejo algunos de ellos:

  • Ampliar la base social (…) es preciso ligar grandes reivindicaciones “antiglobalización” con las demandas concretas de muchos de estos sectores sobre la mejora de las condiciones de trabajo, de enseñanza, etc., así como explicar que la lucha contra la globalización no es una batalla abstracta y que las políticas acordadas en las instituciones internacionales determinan las condiciones de vida y trabajo cotidianas.
  • Retroalimentar las luchas globales con las locales. (…).
  • Favorecer la convergencia estratégia entre las franjas de la juventud radicalizada frente a la globalización y las generaciones precedentes. Esto supone realizar una labor sistemática de búsqueda consciente de puntos de encuentro y de construcción de alianzas que faciliten una convergencia en la acción y un conocimiento mutuo. Para ello es importante organizar campañas y movilizaciones basadas en la combinación de distintas estrategias de lucha, no con la voluntad de contraponerlas y enfrentarlas sino de reforzarlas recíprocamente. (…).
  • (…) es importante organizar campañas y movilizaciones que incluyan tipos de acción diferentes donde cada cual pueda encontrar su espacio, pero con voluntad de poder avanzar progresivamente hacia una fusión de experiencias y conseguir que todos participen en los distintos momentos de las movilizaciones y campañas. (…)
  • Fortalecer organizativamente al movimiento. Hay que mejorar las capacidades y los recursos del movimiento en varios aspectos necesarios para su desarrollo (organización de las manifestaciones, preparación de la acción directa, toma de decisiones, etc.). La buena preparación organizativa de las acciones es fundamental para conseguir que quienes participan en ellas tengan una buena experiencia en una acción de masas y evitar frustraciones y desengaños.
  • Avanzar en la coordinación internacional del movimiento a nivel mundial y regional (…).
  • Reforzar la dimensión propositiva del movimiento, en el terreno de las propuestas alternativas.

La cita es de: Josep Mª Antentas y Esther Vivas (2009) Resistencias globales. De Seattle a la crisis de Wall Street. Editorial Popular, Madrid.

Top 10 de las campañas y acciones de sensibilización y movilización social en 2014

Repito como ya hice para 2011, 2012 y 2013 con las 10 campañas o acciones de sensibilización y movilización más destacadas de 2014. Son estas:

  1. Defecación al aire libre de ONGAWA. Puede que ser parte de esta acción condicione mi opinión, pero creo que este año dimos en el clavo con una idea sencilla, pero impactante para contribuir a uno de los grandes problemas de la humanidad.
  2. Sí me importa de Oxfam Intermón. La campaña que el conjunto del sector no quiso, no supo o no pudo poner en marcha. Gran idea lo del reality de la cooperación.
  3. El derecho a la protesta, ¡amenazado! de Amnistía Internacional. Una campaña necesaria en los tiempos que corren.
  4. Who wants to be a volunteer? de SAIH Norway. Un año más, esta organización noruega nos hace reflexionar sobre qué hacemos las ONGD. Un año más vuelvo a preguntar: ¿para cuando una campaña así en España?
  5. No más artículos defectuosos de Ingeniería Sin Fronteras. Para darle vueltas al consumo que realizamos de productos electrónicos.
  6. Eeehhh de Inspiraction. Esta organización se está convirtiendo en un clásico en este top 10 anual por su forma de comunicar.
  7. Marrón x alternativa del Mercado Social de Madrid. Del truco x mancha de una conocida marca de quitamanchas a alternativas de consumo.
  8. Payo Today de Fundación Secretariado Gitano. Tradicionalmente no ha habido organizaciones de acción social en este top 10, una alegría que esto vaya cambiando.
  9. Madrid da asco. Iniciativa ciudadana para denunciar la suciedad de las calles de Madrid. Gran éxito de participación.
  10. Guía práctica para el consumidor: cómo reducir el desperdicio alimentario del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Aunque no es lo habitual, alguna vez el gobierno hace cosas interesantes. Sorprendente el estilo y los mensajes de la guía.

El año que viene, más.

Top 10 de las campañas y acciones de sensibilización y movilización social en 2013

Como ya hice para 2011 y 2012, ahí van las 10 campañas o acciones de sensibilización y movilización social que destacaría del año que acaba de terminar:

  1. Radi – Aid Africa for Norway de SAIH por tratar de romper con la comunicación tradicional de las ONGD, repleta de estereotipos. En esta línea, en los últimos días han vuelto a sorprender con Let’s save Africa. ¿Para cuando una campaña así en España?
  2. No hagas esto: comunicación y acción fresca, diferente.
  3. No me pidan calma el blog de Xosé Cuns. Aunque no es una acción o campaña propiamente dicha, se merece estar en el podio por la calidad de sus contenidos y su capacidad de sensibilización.
  4. Tras la marca de Oxfam Intermón porque una vez más han demostrado que se pueden cambiar cosas a través del trabajo de campañas.
  5. Minado de heces de ONGAWA. Aunque pueda sonar a autobombo, creo que el equipo de movilización social de esta organización sigue mostrando cada año que la innovación en campañas es posible y que tiene resultados.
  6. ¡AHLAN!: una publicación imitando a ¡HOLA! para mostrar la realidad de la población saharaui refugiada.
  7. Strike with me de water.org, porque si tienes a famosos entre tus colaboradores, pueden echar una mano de otra manera, no hace falta que vayan a África a hacerse fotos. Buena idea lo de la huelga de Matt Damon, por cierto.
  8. ¿Te sumas al Pacto Andaluz por la Solidaridad y la Cooperación? de la Coordinadora Andaluza de ONGD porque no hace falta un presupuesto enorme para hacer un buen material.
  9. Briconsejo para devolver la estación de Metro Sol a la ciudadanía en línea con No hagas esto.
  10. Vodafone: tus móviles contaminan el planeta de Alianza por la Solidaridad: rápida reacción de esta organización y buena acción para combatir el fomento del consumismo.

El año que viene, más.

15 aprendizajes para hacer campañas

Historia de un cambio posible, un libro de Intermón Oxfam sobre la experiencia en el trabajo de campañas por el control del comercio de armas, recoge 15 aprendizajes en esta materia que merece la pena destacar:

  1. Trabajar en red, unir fuerzas para un mismo objetivo.
  2. Generar vínculos de confianza para el trabajo en red.
  3. Crear flujos de información entre las organizaciones.
  4. Aprovechar las capacidades y activos de cada entidad.
  5. Incorporar una figura de coordinación de la campaña.
  6. Marcar objetivos a corto plazo y que sean alcanzables, realizables y cuantificables.
  7. Conseguir los cambios con la implicación y el consenso de los actores protagonistas.
  8. Establecer complicidades con personas y otras organizaciones.
  9. Ser rigurosos en el análisis y los estudios.
  10. Combinar y flexibilizar las estrategias.
  11. Observar la agenda y el contexto internacional.
  12. Reconocer las fases o momentos de las campañas.
  13. Transmitir el mensaje de forma clara.
  14. Incorporar la creatividad en el trabajo.
  15. Armarse de paciencia, ser perseverantes.

De todos ellos, destaco, por ser el más novedoso, el séptimo, “Conseguir los cambios con la implicación y el consenso de los actores protagonistas”, que los autores amplían con la siguiente información:

Las campañas de movilización ciudadana y de incidencia en las políticas se pueden realizar desde la confrontación y la interpelación o desde la colaboración y el consenso. No hay una fórmula única para conseguir los objetivos, pero cuando los cambios se dan sobre la base del convencimiento y del diálogo de todos los actores implicados, el éxito y el impacto que tienen, generalmente, es mucho mayor. Ello implica convencer pedagógicamente, estar dispuestos a esperar mejores oportunidades, repetir peticiones, encontrar más complicidades, conocer mejor el discurso y los argumentos de los opositores y plantearse convencerlos poco a poco, de uno en uno si es preciso. Además, es importante que no solo se hagan demandas sino que se reconozcan públicamente los avances y los cambios de posición de estos actores, inicialmente contrarios, a los que se está intentando influir.

Los datos del libro son los siguientes: Eduard Cantos y Núria Valls (coords.) (2009) Historia de un cambio posible. 15 años por el control del comercio de armas. Intermón Oxfam, Barcelona.