10 textos imprescindibles de 2016

Desde 2011 publico un ranking con las mejores acciones de sensibilización y movilización social del año. En muchas ocasiones me he encontrado con el dilema de incluir algún artículo especialmente bueno entre los “premiados”, pero, claro, no eran acciones propiamente dichas, así que se quedaron fuera. En 2011 y 2013 no me pude resistir a la “incoherencia” e incluí a 3.500 millones y No me pidan calma entre los diez mejores. Para evitar quebraderos de cabeza futuros, este año he decidido hacer también un ranking con las 10 mejores lecturas de 2016. No ha sido fácil decidir, pero ahí van:

1.- Las ONG coherentes bajan al barro, entrevista de Xosé Cuns a Chema Vera en No me pidan calma. Sin menospreciar el trabajo de nadie, ojalá todos los directores y directoras de ONG la hayan leído.

captura-de-pantalla-2017-01-03-a-las-22-25-28

2.- La caridad es una estafa de Luís García Montero en Infolibre. Estaría bien oírselo a las ONG. Pero ya que no se dice mucho desde dentro, no está mal que lo digan desde fuera.

3.- Cómo esquivar captadores de socios para ONG de Óscar Broc en Passeig de Gràcia. Un post con un buen toque de humor y una invitación a la reflexión sobre el face to face.

4.- La hora del ‘aggiornamento’ en el periodismo de Olga Rodríguez en eldiario.es. Reflexión necesaria sobre el papel del periodista en nuestra sociedad.

5.- El reto del trabajo en red de las organizaciones sociales: algunas claves para el éxito de Valeria Méndez de Vigo en Instituto de Innovación Social de ESADE. Por si a alguien se le olvidaba que todo irá mejor con trabajo en red.

6.- España no es Burkina de Carlos Bajo en África Vive de Casa África. Todavía tenemos mucho que avanzar en la imagen que tenemos (y que damos) de los países del Sur.

7.- África y las redes sociales: las nuevas formas de participación ciudadana de Cheikh Fall en Planeta Futuro. Mucho que aprender de África.

8.- Así están transformando los movimientos sociales la democracia a través de la tecnología de Daniel García en La Vanguardia. No todo es tecnología, pero cada vez es más relevante.

9.- Educación para vencer al miedo de Irene Ortega en 3.500 millones. La educación para la ciudadanía global no se nos puede olvidar.

10.- Pobreza Cero: Una mirada al contexto en el que nos movemos de Andrés R. Amayuelas en Pobreza Cero. El análisis del presidente de la Coordinadora de ONGD – España no podía faltar en esta lista.

 

Nota: la imagen de este post es una captura de la entrevista Las ONG coherentes bajan al barro.

 

 

¿Se moviliza o no la base social de las ONGD?

Toma la calle 15/05/11La base social de las ONGD no se moviliza. He oído esta frase miles de veces desde que empecé en esto de la cooperación hace ya unos cuantos años.

Pero, ¿es esto así? Vuelvo a mayo de 2011 a hacer unas comprobaciones. Estoy en la Puerta del Sol. Encuentro muchas caras conocidas. Algunos son voluntarios y voluntarias de mi organización, otros son amigos que colaboran en otras ONGD, también me cruzo con técnicos de otras organizaciones que me dicen que van a una de las asambleas con un grupo de socios.

¿Casualidad? No lo creo, tampoco conozco a tanta gente.

Recientemente ha circulado en la red una encuesta sobre el 15M y hace unos días eldiario.es publicaba una noticia sobre los resultados. Entre las personas que decían que el 15M no era su primera experiencia de participación (43%), casi un tercio (30%) provenían de ONG, aportando estas organizaciones al movimiento más activistas que partidos políticos, sindicatos o grupos culturales. Es decir, que, si no me equivoco, más o menos, el 13% del 15M provenía de ONG (entiendo que de todo tipo, no sólo de desarrollo). Unos cuantos miles de personas.

Parece, por tanto, que esa frase que tanto oigo no es del todo cierta.

Algunos dirán que la encuesta tiene fallos metodológicos, por lo que los datos no son significativos. Es posible, pero también es verdad que hay una conclusión general más allá del número concreto sobre la que no podemos desviar la atención: las personas de las bases sociales de las ONGD se movilizan y algunas -muchas diría yo- no lo hacen con sus organizaciones sino que buscan otros espacios de participación.

Al menos a mi me parece preocupante, ya que, en teoría, uno de los objetivos de buena parte de las ONGD es, precisamente, la transformación social y la construcción de una ciudadanía global activa.

Si seguís este blog, habréis leído algunas de mis ideas al respecto. No me gusta repetir, pero como dice mi compañera Verónica, tenemos que ser cansinos hasta el cansancio, así que ahí van de nuevo algunas de ellas:

Nos queda mucho trabajo por hacer.