Manual de campañas para la movilización y la transformación social

hello

Que te inviten a dar un curso siempre es motivo de alegría. Algo debes saber y algo debes estar haciendo bien para que te den espacio y tiempo para hablar del tema que sea. Estos días estoy dando el curso Movilízate. Diseño de campañas para la transformación social en la Universidad de Granada. Así que estoy alegre.

Además del reconocimiento, organizar un curso te ayuda a ordenar ideas, recuperar textos y materiales que estaban “perdidos” en un disco duro, repensar dudas, y mucho más. Como resultado de este proceso, me he animado a escribir este breve Manual de campañas para la movilización y la transformación social.

Espero que sea de utilidad a organizaciones, movimientos, colectivos, personas,… que quieran organizar campañas.

 

Breves agradecimientos: este manual no habría sido posible sin el Centro de Iniciativas de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de Granada. Tampoco sin la experiencia adquirida durante mi paso por Oxfam Intermón, Entreculturas, Prosalus y, muy especialmente, ONGAWA.

 

Los movimientos sociales no saben competir con el fútbol en gratificación para la gente

diseno-sin-titulo

Las ventas se siguen cada día por las empresas, o cada mes para reponer existencias. Semanalmente se puede desahogar en los estadios los humores de cada semana, con el propio equipo o el contrario, o incluso con el árbitro o el presidente del club. En televisión o en internet hay índices que pueden seguir las audiencias o las interacciones casi instantáneamente. Las bases que establecen estas interacciones son sobre todo diarias o al menos mensuales y son previas a los movimientos sociales, son como los entramados de la vida cotidiana que siempre se están dando, y que por eso se han de tener en cuenta. (…).

Pero en el ámbito de la transformación social, de la política y su toma de decisiones, de las relaciones de los movimientos y las ciencias críticas, esto no sucede así. La construcción de la acción y conocimiento no suele pasar por estos círculos de comunicación y generalización semipermanentes. En la política de tipo electoral, por ejemplo, las consultas oficiales son cada cuatro años, y en medio solo hay el poder de los medios y/o de las encuestas y los sondeos, que suponen un seguimiento muy superficial que no profundiza en las causas y motivaciones de fondo y que siempre responden a los intereses de quien los patrocina (si es que se hacen públicas). Por eso no es de extrañar que la gente prefiera atender más al mercado o a los deportes (donde piensa que se lo pasa mejor, resulta menos aburrido, y donde cree tener un poderío mayor para hacer lo que le interesa). Es cierto que en el mercado solo se atiende a la demanda más solvente y no a todas las necesidades, pero aún así tratan de influir con campañas de publicidad permanentes. Es cierto que en el fútbol la estructura (con sus comentaristas afines) está centrada en aflorar emociones, más que razonamientos, y es muy populista, pero la sensación de la gente es que son más participativos y gratificantes esos ámbitos que los de la política y/o los movimientos sociales, en general. Los movimientos sociales tampoco suelen saber construir formas y procesos que puedan competir (en gratificación de poderío social para la gente) con esos otros ámbitos trucados, pero donde hay unos resultados palpables. Solo en algunas ocasiones se consigue que la gente salga masivamente a la calle, pero no es un suceso habitual como lo es la compra o el deporte. (…).

No son los movimientos en sí mismos los que mueven las escenas y los procesos, sino sus vínculos y relaciones. Aunque haya movimientos que den sus respuestas a las preguntas, estas tienen que calar en los entramados de la sociedad para que puedan constituirse en hábitos que puedan durar. Son los bloqueos previos a los movimientos lo que aún nos mantienen en unas sociedades que no nos permiten vivir a gusto, y que nos dicen cuáles son las preguntas y las respuestas que nos orientan en las vidas cotidianas. No son solo los poderes de las empresas, los Estados, las iglesias, deporte, etc. quienes organizan la vida de la gente. Es también con las interacciones de nosotros mismos con las que reproducimos cotidianamente lo que debe ser habitual para la gente y lo que no se puede seguir haciendo. (…)

Por eso, antes de hablar de las potencialidades de los movimientos o de los conjuntos de acción, antes de razonar sobre los bloqueos del sistema o de sus contradicciones, cabe partir de las preguntas que cada día se hace la gente en sus casas o en la calle, en los trabajos o en los bares. Si para estar al día las empresas han de seguir las ventas, los equipos de fútbol han de escuchar los gritos cada semana, o las audiencias en las televisiones se han de seguir continuamente, es porque esto es importante para quienes mandan y porque la gente tiene la sensación de que es escuchada. Aunque la escucha sea para “manipular”, pero al menos no pasa como en las asociaciones, en los partidos, o lo electoral, en que la gente no puede decir lo que realmente piensa hasta no-se-sabe-cuántos mese o años, y en menos tiempo tiene la sensación de poder decidir sobre su compra o con el mando a distancia. En los movimientos y en las democracias hay mucho que aprender aún de la vida cotidiana de la gente.

La cita pertenece a: Tomás R. Villasante (2014) Redes de vida desbordantes. Fundamentos para el cambio desde la vida cotidiana. Los libros de la catarata, Madrid.

Las (entidades de acción social) reinas de las redes sociales

copia-de-the-new-you

Después de publicar Las (ONGD) reinas de las redes sociales alguien me sugirió hacer un estudio similar para el caso de las organizaciones de acción social. Lo tenéis en las siguientes líneas. Como en el caso de las ONGD haré un repaso general y luego uno particular de las redes más relevantes.

Empecemos con el análisis más general:

  • Las entidades de acción social tienen una presencia en redes sociales bastante clásica. Están en 11 plataformas, con una clara tendencia a centrarse en Facebook, Twitter y Youtube. Recordemos que las ONGD tenían perfiles en un total de 19.
  • 26 de las 27 entidades que suman EAPN España y la Plataforma de ONG de Acción Social tienen presencia en redes.
  • Como en el caso de las ONGD, existen perfiles abandonados que no se actualizan desde hace años o que ni siquiera han sido configurados en términos de imagen corporativa.
  • Se puede apreciar una clara relación entre tamaño, imagen de marca y número de seguidores en redes como también ocurría entre las organizaciones de cooperación al desarrollo, aunque vuelven a no ser los factores determinantes en exclusiva.
  • De las 27 entidades analizadas, 26 tienen perfil en Twitter, 25 en Facebook y 20 en Youtube. El resto de redes se sitúan a una considerable distancia.

captura-de-pantalla-2017-01-13-a-las-23-05-58

  • Si atendemos a la suma de seguidores, la principal red es Facebook con un total de 784.422 fans, seguida de Twitter con 356.811 y Google + con 54.189.

captura-de-pantalla-2017-01-13-a-las-23-11-40

Entremos ahora en un análisis más pormenorizado de cada una de las principales redes.

Facebook

  • La reina de Facebook es la Asociación Española Contra el Cáncer (314.031 fans), seguida de Cruz Roja (245.297 fans) y Cáritas (79.391 fans).
  • Es interesante analizar los casos de Cruz Roja, Cáritas y MPDL que están incluidas en el análisis tanto de las ONG de acción social como en las de cooperación al desarrollo. Las tres se sitúan en una posición más alta cuando hacemos el análisis desde el primer punto de vista que desde el segundo (Cruz Roja es la 2ª en acción social y la 3ª ONGD, Cáritas 3ª y 9ª y MPDL 12ª y 26ª respectivamente) lo que puede ser significativo de una mayor presencia y experiencia de las ONGD en la gestión de redes sociales. Quizá el mayor recorrido de las ONGD en sensibilización, movilización social e incidencia expliquen en parte esa mayor “competencia” y, por tanto, mayor dificultad para estar en los puestos de cabeza.

amigos-de-la-tierra

Twitter

  • Las tres organizaciones con mayor presencia en Facebook vuelven a repetir en Twitter, aunque el orden es diferente: en primer lugar Cruz Roja (91.535 seguidores), seguida de Cáritas (69.766 seguidores) y AECC (46.695 seguidores).
  • Si volvemos a comparar los resultados de Cruz Roja, Cáritas y MPDL como ONGD y ONG de acción social vemos que ocurre lo mismo que en Facebook, aunque las diferencias son algo menos notables.

amigos-de-la-tierra-2

Google +

  • La reina de Google + es AECC con 54.041 seguidores. Le siguen a una distancia abismal Fundación CEPAIM (58 seguidores) y Plena inclusión con 47.
  • Sólo dos organizaciones más, hasta un total de cinco, tienen perfil de Google +. Las cinco suman 54.189 seguidores, es decir, AECC engloba a más del 99% de los usuarios de Google + de las entidades analizadas.
  • Si comparamos AECC con la reina de Google + entre las ONGD vemos que la diferencia también es espectacular: 54.041 seguidores frente a los 1.321 de Acción contra el Hambre. Por tanto, perfil a observar para los que quieran sacarle partido a esta red social.

amigos-de-la-tierra-3

Youtube

amigos-de-la-tierra-4

Instagram

  • Lidera el ámbito de la fotografía la Federación de Asociaciones de Scouts de España (6.324 seguidores) a la que siguen Fundación Secretariado Gitano (1.345 seguidores) y CEAR (1.119 seguidores).
  • La posición de liderazgo de los Scouts, además de por su buen hacer, quizá se deba al especial interés de los jóvenes en esta red social.
  • Llama la atención que sólo tres entidades, las tres del podium, tienen perfil en Instagram. Y lo hace por dos motivos: en primer lugar porque en 2016 se convirtió en la segunda red más utilizada superando a Twitter y parece lógico que despertara mayor interés, y, en segundo lugar, porque las intervenciones de las ONG de acción social están en España, al alcance de la mano para tomar fotografías, al contrario de lo que ocurre con las ONGD que tienen que superar grandes barreras geográficas y tecnológicas. Quizá cuestiones como la privacidad de las personas con las que trabajan tenga algo que ver.

amigos-de-la-tierra-5

Linkedin

  • La reina de Linkedin es MPDL (1.983 seguidores), la medalla de plata es para Fundación RAIS (1.824 seguidores) y el bronce para Fundación Secretariado Gitano (1.366 seguidores).
  • De las entidades analizadas sólo una más tiene perfil en Linkedin, es decir, un total de cuatro. Teniendo varias de ellas entre sus objetivos la inserción de personas de diferentes colectivos en el mundo laboral, parecería lógico estar presente en la red de los profesionales.

amigos-de-la-tierra-6

Termino con algunas cuestiones aclaratorias sobre este estudio:

  • Los datos sobre las redes de las ONG de acción social se han tomado el 13 de enero de 2017. Los de las ONGD fueron tomados entre el 11 y el 12 de noviembre de 2016.
  • Se han incluido en el estudio las entidades pertenecientes a la Plataforma de ONG de Acción Social y EAPN España.
  • En el caso de federaciones y confederaciones sólo se han incluido sus perfiles, no los de las diferentes organizaciones miembro.
  • Sólo se han tenido en cuenta los perfiles de redes directamente accesibles desde la “home” de las páginas web de las entidades analizadas.

Revolucionario o rebelde social, ¿qué eres tú?

fullsizeoutput_9b9

Hay personas que casi es obligatorio que tengan su hueco en un blog como éste. Una de ellas es el Subcomandante Marcos.

Ignacio Ramonet conversó con él hace bastante tiempo y sus palabras quedaron recogidas en Marcos, la dignidad rebelde. Una de las preguntas que le hizo el periodista español fue que si definía al Ejército Zapatista de Liberación Nacional como un movimiento revolucionario y Marcos le contesta con una idea muy interesante sobre la que se podría debatir durante horas:

Más bien nos definimos como un movimiento rebelde que exige cambios sociales. El término “revolucionario” no es apropiado, porque todo dirigente o movimiento revolucionario tiende a querer convertirse en dirigente o actor político. Mientras que un rebelde social nunca deja de ser un rebelde social. Un revolucionario siempre quiere transformar las cosas desde arriba, mientras que el rebelde social quiere cambiarlas desde abajo. El revolucionario piensa: tomo el poder, y desde arriba, transformo el mundo. El rebelde social se comporta de otra manera. Organiza a las masas y, desde abajo, poco a poco transforma las cosas sin plantearse el problema de la toma del poder.

Y vosotros, ¿sois más revolucionarios o rebeldes sociales?

10 textos imprescindibles de 2016

Desde 2011 publico un ranking con las mejores acciones de sensibilización y movilización social del año. En muchas ocasiones me he encontrado con el dilema de incluir algún artículo especialmente bueno entre los “premiados”, pero, claro, no eran acciones propiamente dichas, así que se quedaron fuera. En 2011 y 2013 no me pude resistir a la “incoherencia” e incluí a 3.500 millones y No me pidan calma entre los diez mejores. Para evitar quebraderos de cabeza futuros, este año he decidido hacer también un ranking con las 10 mejores lecturas de 2016. No ha sido fácil decidir, pero ahí van:

1.- Las ONG coherentes bajan al barro, entrevista de Xosé Cuns a Chema Vera en No me pidan calma. Sin menospreciar el trabajo de nadie, ojalá todos los directores y directoras de ONG la hayan leído.

captura-de-pantalla-2017-01-03-a-las-22-25-28

2.- La caridad es una estafa de Luís García Montero en Infolibre. Estaría bien oírselo a las ONG. Pero ya que no se dice mucho desde dentro, no está mal que lo digan desde fuera.

3.- Cómo esquivar captadores de socios para ONG de Óscar Broc en Passeig de Gràcia. Un post con un buen toque de humor y una invitación a la reflexión sobre el face to face.

4.- La hora del ‘aggiornamento’ en el periodismo de Olga Rodríguez en eldiario.es. Reflexión necesaria sobre el papel del periodista en nuestra sociedad.

5.- El reto del trabajo en red de las organizaciones sociales: algunas claves para el éxito de Valeria Méndez de Vigo en Instituto de Innovación Social de ESADE. Por si a alguien se le olvidaba que todo irá mejor con trabajo en red.

6.- España no es Burkina de Carlos Bajo en África Vive de Casa África. Todavía tenemos mucho que avanzar en la imagen que tenemos (y que damos) de los países del Sur.

7.- África y las redes sociales: las nuevas formas de participación ciudadana de Cheikh Fall en Planeta Futuro. Mucho que aprender de África.

8.- Así están transformando los movimientos sociales la democracia a través de la tecnología de Daniel García en La Vanguardia. No todo es tecnología, pero cada vez es más relevante.

9.- Educación para vencer al miedo de Irene Ortega en 3.500 millones. La educación para la ciudadanía global no se nos puede olvidar.

10.- Pobreza Cero: Una mirada al contexto en el que nos movemos de Andrés R. Amayuelas en Pobreza Cero. El análisis del presidente de la Coordinadora de ONGD – España no podía faltar en esta lista.

 

Nota: la imagen de este post es una captura de la entrevista Las ONG coherentes bajan al barro.

 

 

Top 10 de las campañas y acciones de sensibilización y movilización social en 2016

Por sexto año consecutivo recopilo las que han sido para mi las mejores campañas y acciones de sensibilización y movilización social del año anterior. Como siempre la elección no tiene que ver con el volumen de fondos invertido, sino con las ideas, la originalidad, la pertinencia, el estilo de comunicación, etc. Ahí os las dejo:

1.- No te quieres enterar de Alianza por el Clima. Original video y letra para denunciar que no queremos un verano perpetuo.

 

2.- Sentador de madres, navidad en igualdad de Locas del Coño. Porque hasta en las casas más feministas todavía las madres, tías, abuelas, sobrinas,… se sientan al lado de la puerta para estar más cerca de la cocina.

3.- Trash me de Rob Greenfield. Viviendo de cerca la basura que generamos.

4.- Avanzamos la nueva temporada de Juego de Tronos de Greenpeace. Los ecologistas no podían faltar con una de esas iniciativas que todo campaigner querría poner en su curriculum.

5.- Universidad de la evasión de Inspiraction. Otro de los clásicos de este ranking poniendo el acento sobre la evasión fiscal.

6.- Movilízate pro refugiados de alumnos y alumnas del curso Movilízate. Diseño de campañas para la transformación social del Centro de Iniciativas de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de Granada. Un orgullo haber sido el profesor de este curso y ver estos resultados.

7.- Junt@s evolucionamos de la Federación Aragonesa de Solidaridad. Porque, aunque sorprenda, todavía hay que recordar que existe un código de conducta de uso de imágenes para las ONGD.

8.- Gran Hermano TTIP. No hacen falta grandes recursos para hacer un buen producto.

9.- Rescatemos nuestro Mediterráneo de CEAR. Conmovedor.

10.- Valla de la vergüenza del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. Anima ver que la denuncia de las injusticias no es sólo un tema de ONG o movimientos sociales.

 

“Hacen falta espacios de trabajo y más recursos para construir canales de comunicación de calidad”

gafolito

Comienzo 2017 con una idea que me rondaba la cabeza desde hace bastante tiempo: lanzar una “línea” de entrevistas con personas expertas en el blog. Las he llamado Agita el vencidario, porque hablaremos de campañas, ciudadanía, participación, movilización social,… y también porque pido a los entrevistados y entrevistadas que traten de provocar, que, en la medida de lo posible, se quiten los gorros institucionales y den respuestas más allá de lo habitual, que muevan algo los cimientos sobre los que estamos instalados los que nos movemos en esto de la solidaridad porque seguro que nos harán avanzar y mejorar.

Aunque nunca diré que son la solución a todos nuestros problemas, me gustan internet y las redes sociales. Una de las cosas que destacaría de ellas es que permiten abrir tu círculo más allá de lo cercano. Sólo he visto a Valentín una vez, un encuentro de esos típicos de congreso que sirve para saludarte y poco más. Pero gracias a Twitter estamos relativamente bien conectados y compartimos habitualmente información, ideas y acciones. Pese a la lejanía física, siempre ha estado en la lista de las personas que querría que agitaran el vecindario. Aprovecho para agradecerle que haya dedicado parte de sus vacaciones a responder las preguntas que le he lanzado.

Valentín lleva en el mundo de lo social desde hace varios años. Ha sido cooperante, ha trabajado en sede y ahora está centrado en temas de dinamización comunitaria. Dice que siempre intenta construir debate y activismo que no se quede en simple sensibilización y que la comunicación para el cambio social es su objetivo para entender el mundo.

A continuación, os dejo lo que me contó.

Pregunta: Como experto en social media, ¿cómo ves al tercer sector? ¿Estamos en el óptimo? ¿Vamos por el buen camino? ¿Queda mucho por hacer?

Respuesta:  Igual lo de experto sería mejor traducirlo en “escuchador” para mejorar cada día.

Las organizaciones del tercer sector y las nuevas tecnologías (por cierto, algún día dejaran de llamarse “nuevas”, quizá actualizadas), ya llevan un tiempo caminando juntas pero aplicándolas con criterios de calidad sería otra cuestión.

Para contrastar tenemos algunos datos de tus post, Jorge, tanto de ONGD como de las coordinadoras para sacar valoraciones, por cierto, muy interesantes y relevantes. Es evidente que falta por hacer, esto significa que podemos mejorar y dentro de las “reinas” tenemos a las grandes organizaciones pero, a destacar, el buen trabajo de alguna organización mucho más pequeña que trabaja muy bien cuestiones de social media en la comunicación.

Esto quiere decir que hace falta crear espacios de trabajo y más recursos (humanos y económicos) para construir canales de comunicación de calidad, pero sobre todo que la comunicación on line/social media tenga el respaldo de las direcciones de las organizaciones, que se lo crean de verdad.  No vale estar por estar. La comunicación on-line debería estar unida a la off-line. Hablaríamos de comunicación y ya.

Las organizaciones que están trabajando en la linea de “comunicación para el cambio social”, son las que van a tener un “valor añadido” de credibilidad y confianza a la hora de poder desarrollar su trabajo. Ese sería el buen camino para una comunicación de calidad que no solamente tengan en cuenta “su logo” o “su proyecto” sino más cuestiones como la coherencia y bajar al barro que resaltaba tan bien Chema Vera en un reciente entrevista en el blog “No me pidan calma” de un gran profesional como Xosé Cuns. Os recomiendo seguirlo, por cierto.

gafolito-blanco-y-negro-en-accion

P: Si hablamos de activismo en internet y redes sociales, ¿estás más cerca de los que lo defienden como herramienta clave para la transformación social o los que lo tachan de “activismo de salón” incapaz de generar cambios reales?

R: Considero que si juntamos lo virtual con lo presencial, nos podríamos acercar a esa “transformación social” y generar cambios reales, que son palabras mayores, claro. Si el activismo en redes, en internet, supone poder comunicar para transformar haciendo que nos movilicemos,  que nos levantemos del sillón, estupendo. Sino creo que también puede servir para que la información y el posterior apoyo llegue a través de las redes. Lo ideal sería conseguir movilización social virtual para llegar a la presencial a través de movilizaciones, etc. El activismo es importante,  pero sin compromiso no hacemos nada.

P: El otro día, a propósito de una cita que escribía en mi blog sobre la desconexión entre instituciones y activistas, decías que hace falta escucha y conversación horizontal. ¿Podrías profundizar un poco en esta idea?

R: Para mí es clave. La escucha de las direcciones de las organizaciones, el diálogo y la conversación al mismo nivel, no puede estar cada una por un lado. Entramos en tema de incidencia política y coherencia de las organizaciones. Perdemos fuerza y eso lo enlazo con la comunicación. Los temas son comunes pero claro, los logos no, entonces el activismo es complicado desde las instituciones. Si sumamos avanzamos, el trabajo en red queda todavía muy teórico, debemos analizarlo y actuar en consecuencia. Estaría bien crear espacios de reflexión y evaluación para mejorar.

P: Llevo años oyendo que es necesario que las organizaciones de la sociedad civil trabajemos en red, pero casi nunca he oído que sea fácil y en numerosas ocasiones aparecía la palabra fracaso. Poletika parece una excepción, ¿cuál es el secreto?

R: Aunque colaboro en diferentes aspectos de la plataforma Poletika, no estoy en las reuniones de coordinación, pero es verdad que, como decía en la pregunta anterior, el diálogo y la conversación son claves, y esto se practica en Poletika.

Son muchas organizaciones que trabajan en diferentes temas sociales según la experiencia de cada una de ellas. Así juntan conocimiento y están unidas por un objetivo común, que no es otro que vigilar al gobierno y las propuestas que se realicen sobre temática social como inmigración, sanidad, cooperación, educación, género, etc. poniendo a las personas en el centro de las decisiones políticas, implicando a la ciudadanía para que esté informada y también presione para que se cumplan las medidas propuestas por la plataforma Poletika.

P: La coordinación territorial tampoco es fácil, hay que tener un objetivo común pero flexibilidad para adaptar lo que se hace a cada escenario y eso genera tensiones en el seno de las organizaciones. ¿Cómo se ve este tema desde fuera de Madrid?

R: Aunque estoy algo desconectado de esta realidad al no trabajar ahora en el ámbito de la cooperación pero por lo que comparto con compañeras y compañeros de algunas ONG y en Poletika, intuyo que seguimos, como dices, teniendo en cuenta mucho, mucho lo que hace cada una y para “coordinarse” hay que soltar lastre y empujar de manera colectiva. Ahora con las nuevas incorporaciones a la Coordinadora de ONGD – España están trabajando en este tema y tuvieron hace poco reunión de todas las coordinadoras. Es muy importante esa flexibilidad que apuntas. Aunque me repita en mis respuestas, necesitamos escuchar-nos.

P: Volviendo a la política, ¿por qué muchas organizaciones siguen viendo lo de tener un posicionamiento político como algo negativo? Si las colocáramos en un ranking, ¿son más políticas las de medio ambiente, bastante menos las ONGD y mucho menos las de acción social? ¿Por qué?

R:  Así es, no sé si esta cuestión de incidencia política tiene que ver con la financiación pública mediante subvenciones de antaño, pero desde luego la coherencia es fundamental y la incidencia política para vigilar y presionar es el camino que nos puede hacer avanzar. Ojo, no critiquemos hacia fuera, también hacia dentro, mirarnos el ombligo es necesario.

Lo de los ránkings quizás no sea muy necesario en estos casos pero sí es visible un mayor posicionamiento político de organizaciones ambientales, habría que investigar, a lo mejor tienen más claro como manejan sus fuerzas en este campo. Las ONGD también adolecen como ya se ha dicho muchas veces, de conexión con la ciudadanía y aquí vuelvo a repetir el ejercicio de la escucha y eso es política. En cuanto a las organizaciones de acción social, sí que considero que son políticas, muchas de ellas están cercanas a la población en su día a día y eso hace que su implicación política sea importante.

Insisto que más que ponerlas en un ranking lo que habría que hacer es reflexionar desde dentro de las organizaciones y pensar que el cambio social vendrá por el cambio en las políticas sociales y para ello es necesaria la incidencia política. Debería estar implícito en el trabajo de cada día.

P: Para terminar con la entrevista, si te pidiera que destacaras una campaña –la campaña con mayúsculas-, ¿cuál sería? ¿Por qué?

R: Hay bastantes, unas mejores y otras no tanto, pero si te respondo por una de las campañas que más me ha gustado y que rompe estereotipos de forma satírica es la de África for Norway. A raíz de esta campaña de 2012 crearon los premios a las mejores y peores campañas para recaudar fondos en los llamados The Radi-Aid Awards, merece la pena verlos.

El porqué está claro, debemos comunicar para transformar, contar lo que hacemos y eso se hace desde la escucha, la conversación y la coherencia. Nada fácil por todo lo que hemos comentado en las respuestas anteriores. Si nos preocupa podemos avanzar.

 

Agita el vecindario es el título de una serie de entrevistas con personas vinculadas a dinámicas de construcción de ciudadanía y/o tercer sector. El vecindario es la calle, el barrio, la localidad, la región, el país y el mundo, por tanto hablamos de ciudadanía local y global. Pero también es el tercer sector, en el que conviven muchas de las personas entrevistadas. El objetivo de las entrevistas es encontrar respuestas más allá de lo habitual, que agiten, que muevan los cimientos de esos vecindarios. Las respuestas tienen carácter personal y no necesariamente representan a las entidades de las que los entrevistados y entrevistadas forman parte.