Las (coordinadoras autonómicas de ONGD) reinas de las redes sociales

the-new-you

Este post es “hermano” del que publiqué hace algunas semanas sobre las redes sociales en las organizaciones de la Coordinadora de ONGD – España. Con él completo el análisis de esta parte de lo 2.0 en el sector no gubernamental de la cooperación al desarrollo española.

Nuevamente me gustaría compartir algunas ideas generales y algunas particulares de cada red. Comencemos por las primeras:

  • Podemos decir que el impacto en redes de las coordinadoras autonómicas, si lo medimos en términos de personas implicadas, es considerablemente menor que el de las ONGD como veremos en el análisis de cada red, hecho que no debería sorprender dadas las capacidades económicas, de personal, etc. de unas y otras.
  • Pese a lo anterior, hay menos redes olvidadas entre las coordinadoras autonómicas. Lo normal es que la que tiene perfiles en Twitter y Facebook los actualice.
  • Hay dos coordinadoras, la de Baleares y la de Cantabria, que no tienen perfiles en redes sociales. Representan el 11% de la muestra, que no es un dato irrelevante.
  • Las coordinadoras autonómicas tienen una presencia menos variada en redes que las ONGD (o quizá tienen más claro que es una red social). Si éstas estaban presentes en 19 plataformas distintas, las entidades que centran el análisis de este post están en 6: Twitter, Facebook, Youtube, Google +, Flickr e Instagram.
  • Mientras la red favorita de las ONGD es claramente Facebook, las personas interesadas en el trabajo de las coordinadoras autonómicas parecen decantarse más por Twitter. Aunque hay 15 entidades que tienen perfiles en ambas redes, la del pajarito suma un total de 29.472 seguidores mientras que la de Mark Zuckerberg suma 22.912 fans.

captura-de-pantalla-2016-11-30-a-las-15-48-25

captura-de-pantalla-2016-11-30-a-las-13-40-18

  • Parece que el número de seguidores tiene cierta relación con el tamaño poblacional de la comunidad autónoma en la que se circunscribe el ámbito de actuación de las coordinadoras, aunque no es el único factor como veremos más adelante.
  • Llama la atención que ninguna de las coordinadoras tenga perfil en Linkedin. Por lo que sé, la página de empleo de sus web suele ser la más o de las más visitadas, por lo que tendría lógica una presencia más activa en la red de los profesionales: por servicio de publicidad de ofertas y porque adicionalmente podría ser un buen canal para transmitir otro tipo de información.
  • La imagen parece ser un tema pendiente también para las coordinadoras autonómicas. Sólo cinco de ellas tienen presencia en alguna red centrada en esta cuestión. Destaco, al igual que hice con las ONGD a causa de mis dudas sobre su futuro e impacto, que cuatro de esas cinco entidades utilizan Flickr y sólo una de ellas Instagram. Nótese, para ilustrar lo que digo, que el único perfil de Instagram, de la Coordinadora Valenciana de ONGD, tiene 231 seguidores mientras que los cuatro de Flickr suman 13.

Pasemos a continuación a analizar con un poco más de detalle la presencia en Twitter, Facebook y Youtube.

Twitter

amigos-de-la-tierra

Facebook

amigos-de-la-tierra-2

Youtube

amigos-de-la-tierra-3

Termino con dos notas aclaratorias:

  • Los datos fueron tomados el 29 de noviembre de 2016.
  • Sólo se han tenido en cuenta los perfiles en redes indicados en la página web de la Coordinadora de ONGD – España y los directamente accesibles desde las “home” de cada una de las 17 coordinadora autonómicas.

Instituciones y activistas. ¿Continúa la desconexión?

img_1139Desde hace años oigo y leo sobre la necesidad de conectar con movimientos sociales, activistas y ciberactivistas por parte de diferentes entidades que podemos englobar en la amplia categoría de “sin ánimo de lucro”. Van ya muchos debates y la historia continúa. ¿Por qué? Quizá si en el texto siguiente donde pone “partido político” añadimos “sindicato”, “ONG”,… tengamos una de las respuestas (quizá no haya que conectar, aunque ese es un debate para otro post).

Soy un electrón libre, y quiero seguir siéndolo. Desde que empecé a actuar en internet la gente me dice que no es normal que no me una a un partido político: “No conseguirás nada tú sola”. Pero mi experiencia personal me ha demostrado lo contrario. He tenido la ocasión de conocer algunos partidos políticos, me he encontrado con algunos de sus líderes y he podido constatar que sus métodos son ineficaces, que todo su trabajo consiste en denunciar, en organizar conferencias y reuniones. Pierden el tiempo pelándose entre ellos, pelándose para ser líderes, y ahora esperan dominar a los jóvenes. Yo quiero seguir disociada del poder. Nosotros, los blogueros, somos libres, siempre nos hemos negado a afiliarnos a una organización, a pesar de que algunos hayan intentado que lo hagamos. (…) En un partido, el tiempo se vuelve limitado, estás enrolado, atado, encadenado, tienes que seguir una agenda política, dejas de reaccionar en directo, de inmediato. Hay reglas, protocolos, límites. Un electrón libre no tiene límites. Un bloguero, una bloguera, es mil veces más eficaz, más rápido. No hay ningún líder, todo el mundo puede participar en el proceso de toma de decisiones. En el ciberactivismo, cada uno contribuye a su manera y todo el mundo contribuye a todo (…).

La cita pertenece a: Lina Ben Mhenni (2011) La revolución de la dignidad. Ediciones Destino, Barcelona.

Las (ONGD) reinas de las redes sociales

the-new-you

Hacía tiempo que tenía en mente un post sobre las redes sociales de las organizaciones de la Coordinadora de ONGD – España. Por fin he sacado algo de tiempo, así que ahí van unas cuantas ideas al respecto, algunas generales y otras específicas de las principales plataformas.

Comienzo por lo general:

  • La presencia en redes de las ONGD españoles es bastante diversa. Si por ejemplo observamos los menús “síguenos”, esos que suelen colocarse en la parte superior o inferior de las páginas web, podemos ver que hay hasta un total de 19 plataformas distintas en las que estas organizaciones están presentes. Desde las más típicas -Facebook, Twitter, Youtube,…- hasta las que resulta sorprendente que haya una organización que tenga un perfil (y lo difunda) -Spotify, por ejemplo-, pasando por Bambuser, Ning, Scribd o Eskup entre otras. Algunos quizá piensen que el sector (o la sociedad) no tiene muy claro qué son y qué no son redes sociales, pero ese es otro debate que podemos dejar para otro espacio.
  • También podemos decir que hay gran diversidad en el esfuerzo dedicado a las redes. Un considerable número de las organizaciones de la Coordinadora actualizan habitualmente -incluso diariamente, de lunes a domingo- sus redes, pero también hay casos de redes totalmente abandonadas, que, aunque se difunden en las páginas web, no se actualizan desde hace años. Más que no se actualicen, lo que sorprende es que no se cierren.
  • No sólo encontramos redes sin actualizar en lo que podríamos llamar el apartado del “descuido de las redes sociales”. También pueden verse enlaces desde las páginas web que no funcionan o que llevan a perfiles que no parecen institucionales sino más bien particulares de algún miembro de la organización. Podemos encontrar también en este apartado de descuidos URL de redes que no se han cambiado cuando lo ha hecho el nombre de la organización.
  • El impacto (o al menos el número de seguidores) parece que tiene una fuerte relación con temas como el tamaño, consolidación y presencia de marca, inversión en comunicación y captación de fondos, etc. Sin embargo, no es el único factor, y como veremos más adelante hay organizaciones relativamente pequeñas que “están entre las grandes”.
  • Si atendemos al conjunto del sector, vemos que Facebook es la que más presente está entre las ONGD de la Coordinadora, 71 de las 76 organizaciones miembro tienen un perfil. Le siguen Twitter con 68 organizaciones y Youtube con 50. Este dato está en línea con las tendencias de uso de redes sociales de la sociedad española.

captura-de-pantalla-2016-11-13-a-las-22-51-17

  • Si atendemos al número de seguidores, nuevamente Facebook es la que se sitúa a la cabeza. Los 71 perfiles de la red de Mark Zuckerberg mencionados anteriormente acumulan un total de 2.268.516 fans. Les siguen los de Twitter (1.024.304 seguidores) y los de Linkedin (32.373) en tercer lugar.

captura-de-pantalla-2016-11-13-a-las-22-53-21

Nos adentramos a continuación en las principales redes. Veamos quiénes tienen mayor presencia y algunas conclusiones particulares.

Facebook

  • La reina de Facebook es Oxfam Intermón con 711.592 fans. Le siguen Amigos de la Tierra con 264.481 y Cruz Roja con 237.580. La posición de Amigos de la Tierra es especialmente meritoria dado el tamaño de la organización en comparación con las otras dos que lideran la presencia en esta red.
  • En el caso de Facebook sorprende que haya organizaciones que todavía trabajan con un perfil individual en vez de a través de una fan page y hay varias organizaciones que no actualizan su perfil desde hace varios años, en algunos casos casi seis.

amigos-de-la-tierra

Twitter

  • La reina de Twitter es Amigos de la Tierra con 302.770 seguidores. Cruz Roja también repite en el podium, esta vez en el segundo lugar con 88.267 seguidores, y en tercer lugar nos encontramos a Save The Children con 85.725 followers.
  • Es digno de mención el potencial de Amigos de la Tierra, que triplica a su inmediata perseguidora. Aparte del buen trabajo, quizá su perfil más activista, de campaña, se adapte especialmente bien al usuario tipo de la red del pajarito.

amigos-de-la-tierra-2

Youtube

  • La corona en el caso de Youtube la lleva Save The Children con 4.075 suscriptores de su canal. Completan el trío de cabeza Acción contra el Hambre con 3.796 suscriptores y Oxfam Intermón con 3.582.
  • Como puede comprobarse las diferencias en cuanto a volumen de seguidores son abismales con respecto a las dos redes anteriores. Evidentemente Youtube no tiene nada que ver en cuanto a funcionamiento con ellas, pero también parece que las ONGD han utilizado esta plataforma más como repositorio de vídeos que como red social. Quizá no se ha dado importancia (o no ha habido recursos para hacerlo) a la figura de suscriptor de canal.
  • Cuando hablamos de vídeo, hay que decir que cuatro de las organizaciones de la Coordinadora de ONGD – España utilizan Vimeo. Tres de ellas también Youtube, dos herramientas que en teoría ofrecen prestaciones similares por lo que lo lógico parece que sería decantarse por una de ellas.

amigos-de-la-tierra-3

Linkedin

  • Encabeza el ranking de esta red social Acción contra el Hambre con 13.138 seguidores. En segunda posición se sitúa Cooperación Internacional con 4.692 y en tercera Plan con 3.728.
  • La no muy amplia presencia en esta red (sólo 20 de las 76 ONGD tienen perfil) llama la atención por dos motivos principales: en primer lugar porque hay varias organizaciones con un discurso potente sobre el papel de la empresa en el desarrollo y parece que Linkedin, al ser la red social profesional por excelencia, podría ser el espacio más adecuado para llevar a cabo estrategias de calado; en segundo lugar porque no pocas organizaciones tienen una clara vinculación con un grupo concreto de profesionales (todas las “sin fronteras” por ejemplo) que muy probablemente estén en Linkedin y, por tanto, parece que el acercamiento a ellas a través de esta red sería relativamente más sencillo que a través de otras. Si tu público son los abogados, ¿por qué pones más esfuerzo en Facebook que en Linkedin?

amigos-de-la-tierra-4

Google +

  • En la red del famoso buscador la dominadora es Acción contra el Hambre con 1.321 seguidores, seguida por Save The Children con 1.089 y Ayuda en Acción con 327.
  • Con esta red tengo la sensación de que a las ONGD les ha pasado como a un número considerable de españoles: se lanzaron en cuanto salió a la luz a abrirse un perfil pensando que el mero hecho de pertenecer a Google era sinónimo de éxito, pero con el tiempo se ha visto que no ha cuajado y, salvo algunas excepciones, ha acabado por abandonarse. De hecho es la red en la que más falta de actualización se detecta. Hay un perfil, por ejemplo, que tiene la típica publicación de “Ya estamos en Google +” y nunca más se supo. La publicación data de 2014.
  • A las ONGD que mantienen un perfil activo me gustaría preguntarles si creen que es rentable. Mi visión es que el que esté en Google + también está en Facebook, así que te puedes ahorrar un tiempo que seguro puedes dedicar a otra cosa. Aunque si están es verdad que será por algo.

amigos-de-la-tierra-5

Instagram

  • El reinado de las fotos lo tiene Save The Children con 4.128 seguidores a la que acompañan Ayuda en Acción, en segundo lugar, con 1.942 y Educo, en tercer lugar, con 1.868 seguidores.
  • Sólo 13 organizaciones dicen estar en Instagram lo que vuelve a llamar la atención en un mundo en el que más que nunca lo de “una imagen vale más que mil palabras” es una realidad y en una red que es la que más creció el año pasado entre los españoles.
  • Es también destacable, desde mi punto de vista, la escasa presencia en Pinterest, quizá el mejor complemento a Instagram, y que todavía bastantes organizaciones utilicen Flickr (17 en total) cuando todo parece indicar que esta red está en claro declive.

amigos-de-la-tierra-6

 

Termino con algunas cuestiones aclaratorias sobre este pequeño estudio:

  • Los datos de las redes han sido tomados el 11 y 12 de noviembre de 2016.
  • Sólo se han considerado perfiles institucionales. Por ejemplo, no se han tenido en cuenta ni sumado los seguidores de los perfiles de delegaciones territoriales o líneas de trabajo especificas.
  • En el caso de las federaciones, sólo se han tenido en cuenta los perfiles de la federación, no de las diferentes organizaciones miembro.
  • Sólo se han tenido en cuenta los perfiles en redes indicados en la página web de la Coordinadora de ONGD – España y los directamente accesibles desde las “home” de cada una de las 76 organizaciones de esta plataforma.

Matarse matando, sobre capitalismo y consumismo

img_0897Tenía pendiente desde hace bastante tiempo la lectura de Dinero, de Miguel Brieva. Me dijeron que no me dejaría indiferente y puedo confirmarlo (al menos de momento). Como ejemplo, las siguientes líneas de la introducción a las que llevo varios días dándole vueltas:

Un terrorista suicida es un sujeto que incurre en la antinomia lógica de matarse matando. Están por todas partes. Están también dentro de nosotros. Matarse matando es lo que hacen, sí, algunos desesperados fanáticos, algunos desesperados, algunos fanáticos, en lugares donde se vive mal por nuestra culpa. Pero “matarse matando” es lo que hacemos también nosotros, sin ninguna desesperación ni fanatismo, en lugares donde se vive ciertamente mejor sin ningún mérito nuestro, y en los que el convencimiento mismo de nuestra superioridad, motor de un consumo -es decir, una destrucción desenfrenada-, instrumento de una producción -es decir, una destrucción- delirante e irracional, derrite muy deprisa los polos, seca los ríos, despeina los bosques, envenena el aire, vacía los pueblos y desnuda a los niños. ¿Cómo se convence a un hombre de que se mate matando? En Pakistán, en Afganistán, en Palestina, en Iraq, se les empuja mucho, se les da una bomba y se les promete el paraíso a cambio de su gesto. Pero, ¿cómo -cómo- se convence a las clases medias occidentales de que acometan el atentado suicida más grande de la historia? Se les persuade de que el gesto es el paraíso mismo. Para una empresa de persuasión tan descomunal hacen falta medios también descomunales: es lo que llamamos capitalismo. Hacer estallar una bomba exigiría más conciencia (aunque fuese negativa) y más valentía por nuestra parte: en su lugar, se nos dan lavadoras, hamburguesas, pantallas de plasma, coches, ordenadores, teléfonos móviles, billetes de avión, refrescos, lencería fina y chocolates belgas. Es ese gag material, placentero, cotidiano (…) llamado “mercancía”, que nos arranca del mundo común y que no exige de nosotros sino que pongamos infantilmente el cuerpo. (…) Pero el gag de la mercancía no basta. hace falta también una operación de propaganda sin precedentes históricos, eso que perversamente denominamos “publicidad” para describir y celebrar la invasión del espacio público por parte de los intereses privados.

La cita pertenece a: Miguel Brieva (2010) Dinero. Random House Mondadori, Barcelona.

Una primera inmersión en TIPI

Entre ayer y hoy he dedicado un poco de tiempo a bucear en TIPI, una herramienta que puede ser de gran utilidad para los que creemos en el poder de la ciudadanía para generar cambios. Y como no todos los días aparece algo así, me he animado a escribir unas líneas sobre mi iniciación como usuario (que no hacen justicia al esfuerzo que ha debido suponer montar algo así).

TIPI se centra en 21 temas relacionados con la justicia social y el desarrollo sostenible y permite saber qué está pasando en el Congreso de los Diputados al respecto. Como todos ellos son muy complejos y amplios, cuenta con un escáner que te permite afinar tu búsqueda a través de una serie de palabras clave.

Mis primeras pruebas se han centrado en las siguientes cuestiones:

Mi principal conclusión es que los diputados y diputadas (al menos a fecha de hoy) pasan de los temas que más me interesan. De los diez anteriores, sólo en la “conciliación familiar” he encontrado una pantalla diferente a la siguiente:

captura-de-pantalla-2016-10-11-a-las-14-37-38

Supongo que están arrancando y ocupados en la investidura, así que habrá que darles algo de margen. Lo bueno que tiene TIPI es que ahora tengo a mano su correo electrónico y sus perfiles de Twitter y Facebook, así que puedo reclamarles más atención sobre los temas que me interesan.

Y como no es factible sacar tiempo para entrar todos los días en la web de TIPI, me he dado de alta en su sistema de alertas por correo electrónico para algunos temas. A ver qué tal.

 

Acción individual-puntual instrumental vs acciones colectivas-transformadoras

Voluntariado transforma

Haciendo un rápido recorrido por la misión de organizaciones de desarrollo es fácil encontrar conceptos ampliamente repetidos:

  • erradicación de la pobreza y exclusión,
  • defensa de los derechos humanos,
  • promoción del desarrollo humano,
  • solidaridad con los más desfavorecidos,…

Si buscamos un denominador común de todas estas metas, sin duda podría establecerse en torno a la idea de “transformación”, ya que para su consecución son requeridos cambios de políticas, de actuaciones institucionales, de patrones de producción y consumo, de relaciones internacionales, entre otros. En definitiva, las organizaciones sociales buscan transformar las sociedades en aras de la justicia, la inclusión, la solidaridad,… y estos cambios pasan, ineludiblemente, por conseguir una ciudadanía comprometida y activa con los cambios que se persiguen.

Las grandes decisiones y las soluciones a problemas como el hambre o el acceso al agua potable provienen de los tomadores de decisiones políticas (sociales, ambientales y económicas) en el ámbito nacional e internacional, pero, sin duda, dichas decisiones se toman en un contexto social que puede llegar a influir en las mismas. Frecuentemente se escucha hablar sobre el gran poder de determinados gobiernos y corporaciones y de su influencia en las políticas nacionales e internacionales, pero también existe una larga trayectoria de logros sociales y medioambientales que se han conseguido gracias al convencimiento y compromiso activo de la ciudadanía.

Esta situación convierte a la ciudadanía en un objetivo central de las organizaciones sociales que persiguen cambios que beneficien a determinados colectivos vulnerables, constituyéndose la promoción de ciudadanía global en un ámbito estratégico de las ONG.

Sin embargo, la aproximación de las ONG a la ciudadanía puede realizarse desde muy diversos enfoques. Muchas veces se ha apelado a la ciudadanía a comprometerse con iniciativas concretas como colaborar con una ONG como socio/a o dar un donativo ante una situación de emergencia. Sin pretender quitar valor a estas iniciativas, desde una perspectiva de ciudadanía global las ONG debemos ser conscientes de las limitaciones de la acción individual-puntual-instrumental, frente al potencia de las acciones colectivas-transformadoras dirigidas a promover las soluciones a problemas relacionados con la pobreza y el desarrollo humano con la participación activa de la ciudadanía comprometida que forma parte de una red multiplicadora de transformación hacia un mundo más justo e inclusivo.

La cita es de: Arias, Begoña; Boni, Alejandra; Ortega, Mª Luz; y Rosado, Itziar (2015) El voluntariado transforma si sabemos cómo. ONGAWA Ingeniería para el Desarrollo Humano, Madrid.

 

Construyendo una comunidad digital. El caso de iAgua

ielektro_copy_paste

La semana pasada fui testigo de un proceso realmente interesante. Aunque podéis ver más en la página web de iAgua os resumo lo que pasó:

  1. iElektro lanza su página web.
  2. iAgua denuncia en redes sociales que es un plagio de la suya.
  3. Un buen número de personas –algunas con una considerable influencia en Twitter- critica públicamente la mala práctica de iElektro, en defensa de iAgua. Una de las vías, aunque no la única, es el hashtag #PlagioiElektro.
  4. Ante la presión, iElektro da marcha atrás y anuncia que retira la página web.

Aparte de que la historia demuestra que las redes sociales sirven para cambiar cosas, de lo que quiero hablar es del punto 3. ¿Qué lleva a varias decenas de personas a defender (en algunos momentos, dicho con todo el cariño, como auténticos “perros de presa”) a una plataforma que no deja de ser el negocio de terceras personas?

La respuesta es el trabajo de creación y fortalecimiento de una comunidad digital (blogueros con presencia en redes sociales en este caso), lo que en iAgua llaman la #WaterPeople, de la que por cierto soy parte. Llama la atención, en este sentido (y voy adelantando alguna cosa de la que hablaré más adelante), que muchos de los tuits criticando a iElektro expresaban el valor diferencial de la comunidad #WaterPeople, como algo que no podrían copiar, y que, si analizamos el hashtag #PlagioiElektro, la segunda palabra más utilizada es precisamente ésta, #WaterPeople.

Se trata de una comunidad, la #WaterPeple, que, visto lo de la semana pasada, estoy seguro que es la envidia de un buen número de entidades. Incluso de las ONG, que dudo que en un caso similar tuvieran esa respuesta de sus seguidores. Y eso que cuentan con una base social convencida y, por tanto, a priori, proclive a la defensa de su organización.

Y, ¿qué ha hecho iAgua bien, diferente, para que su comunidad tenga tal potencial? ¿Cómo crear ese sentimiento de apropiación hacia algo que, a priori, no es tuyo? Os dejo las que para mi son las ocho claves principales:

  • Recursos. En iAgua dedican mucho tiempo (y eso es también dinero) a cuidar y mimar a su comunidad. Parece de Perogrullo, pero conviene no olvidarlo, las cosas no salen solas.
  • Todos ganan (o estrategia win – win). iAgua y su comunidad crecen a la par. La plataforma se nutre de los contenidos de los miembros de la comunidad y cada uno de ellos se beneficia de la promoción que le hace iAgua. Lo que es bueno para uno lo es para otro (sentimiento de apropiación reforzado).
  • Cada uno como quiera, pero el agua siempre en el centro. Lo importante es hablar de agua, cada cual puede hacerlo a su manera. Desde post sesudos cargados de conceptos ingenieriles, hasta recopilatorios de canciones sobre el agua. Las barreras para formar parte de la comunidad son muy escasas por lo que es fácil que se amplíe, casi cualquiera tiene un hueco. El agua es la fuerza que une la comunidad y es mucho más intensa que las posibles diferencias (ideológicas o de otro tipo) entre sus miembros.
  • El valor del blog personal. Aunque escribas como miembro de una entidad, puedes hacerlo desde tu propio blog lo que facilita una comunicación más fresca, dinámica y escasamente cargada de corsés institucionales. Cualquiera pueden hablar contigo de tu post, cosa que nunca harán si lo escribe una entidad. El bloguero, además, comparte reconocimiento con su empresa, universidad, ONG, etc. lo que es un acicate para seguir teniendo un papel activo como parte de la comunidad.
  • Hacer explícito el valor de la comunidad. En iAgua lo hacen constantemente. Lo destacan en su web, lo dicen en redes sociales habitualmente y en cualquier evento oirás a sus miembros reconocer el valor de la #WaterPeople.
  • Reconocimiento a todos los miembros de la comunidad, aunque diferenciadamente. Desde que escribo en iAgua he estado en el puesto 50 y pico del ranking, el 13, el 7 y, en estos momentos, en el 4. Siempre he percibido la atención de iAgua y sus redes sociales hacia lo que escribía, pero según he ido subiendo escalones he notado que ésta se incrementaba tanto en cantidad como en calidad.
  • Diálogo continuo, tanto a nivel institucional como individual. Rara vez un tuit dirigido a iAgua o uno de sus miembros queda sin respuesta (haced la prueba con otras entidades similares). Y un tuit inicialmente dirigido a @iAgua puede ser contestado por @amaceira, por poner un ejemplo. Esto hace que la comunicación sea mucho más cercana y personal. El sistema hace evidente que iAgua no es un ente abstracto y que detrás de ella hay un equipo de personas trabajando, personas con las que compartes el interés por un tema.
  • Participación de agentes externos. El caso más paradigmático es Ignasi Serviá que actúa como dinamizador de la comunidad aunque no es miembro de iAgua (al menos que yo sepa). Que las conversaciones partan (y puedan partir) de personas externas “a la casa” normaliza las relaciones entre los miembros de la comunidad y, por tanto, las hace más fuertes. El reconocimiento de iAgua y sus miembros hacia Ignasi es continuo, lo que supongo que le anima a seguir.

Todo esto y mucho más hacen bien en iAgua (invito a Alejandro, David y Águeda a que maticen, completen o desmientan).

Y recuerden (atentas ONG) que pueden aprender de ellos, pero nunca les plagien, o tendrán que vérselas con la #WaterPeople😉.

Nota: La imagen de este post está tomada de la web de iAgua.